Panamá y las Leyes Coloniales

En España se gobernaba durante la Colonia con dos juegos de leyes: las peninsulares y las ultramarinas. Ambas están recopiladas. Las ultramarinas se aplicaban a las colonias por fuera de la esfera peninsular y África. Las primeras leyes que se trataron de implantar fueron las de Castilla y León pero fueron insuficientes para las condiciones tan particulares al gobierno de las colonias de ultramar. El rey Felipe II concluye una recopilación de las leyes que deberían ejecutarse en las colonias americanas incluyendo a las Filipinas. Estas leyes dictaban todas las relaciones en las colonias. Hay leyes muy generales que se aplican en todo el territorio y hay otras que especifican las conductas en cada virreinato. La lectura de Recopilación de leyes de los Reynos de las Indias, volumen I y II de 1943 nos da una idea general de cómo se administraba las colonias americanas, pero en contados casos hay leyes particulares para Panamá y ninguna para el Darién. (Hispanidad, 1943) El manejo de la hacienda pública de Panamá se hacia en la misma forma que en el resto del continente. Se intuye que el gobierno era centralizado en la corona española y que por tanto todas las decisiones tenían que hacer un tramite muy largo mientras las comunicaciones iban de Panamá a su virreinato de ahí a España y de vuelta. (Las Leyes de las Indias Occidentales) (Singh Gill)
Al texto del tomo 79, folios 1140-1142 del Archivo General de la Nación le busque las leyes que yo creí pertinentes para entender su significado y estas son algunas que encontre:
P
LEYES TEXTO DE AGN LEYES
LEYES
Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias, Volumen I
Libro Segundo. Título I
Ley j. Que se guarden las leyes de esta Recopilación en la forma y casos que se refieren.
Ley viiij. Que las leyes que se dirigen á los Presidentes indistintamente, se entienden como por esta se declara.
Ley xj. Que aunque las Cédulas hablen con Presidentes y Oidores, los Vireyes y Presidentes conozcan privativamente de negocios del gobierno, y los alcaldes del Crímen de causas criminales.
Ley xxj. Que las Cédulas de renta con antelación se cumplan por su antigüedad, y después las demas sin antelación.
Ley xxvij. Que las Cédulas y Ordenanzas de los Tribunales de Cuentas, se pongan originales en los Archivos de las Reales Audiencias.
Ley xxviij. Que las Cédulas y Provisiones tocantes á la hacienda á la se pongan en libro aparte.
Ley xxxxj. Que los Contadores tomen la razon de las mercedes en hacienda Real, y en Cédulas se ponga por clausula especial, ley 22. Tít. II de este libro.
Título II.
Ley xxviij. Que el Consejo ponga mucho cuidado en el despacho de las Flotas y Armadas, y administracin de la avería.
Ley xxix. Que no se libere por el Consejo cosa alguna en las Caxas de las Indias, sin consulta particular.
Ley lxxvij. Que los oficios tocantes á Guerra, de mar y tierra, y á la hacienda de Armadas y Flotas, se consulten por la Junta de Guerra.
Ley lxxviiij. Que las gratificaciones de servicios de Guerra, ó Carrera de las Indias, se consulten por la Junta de Guerra de ellas, con que no sean encomiendas.
JUNTA DE GUERRA:
Su majestad por Decreto 19 de Noviembre de 1653 fue servido de mandar, que no se consulten sueldos á los que fueren proveidos en Castillos, y en cualesquiera oficios y puestos, y que los sirven con el de sus situaciones, y no puedan pretender otra cosa con título, ni pretexto alguno, y así se tenga entendido en la Cámara, y Junta de Guerra de Indias. Auto 178.
Título III
Ley viij. Que el Presidente nombre cada año un Consejero que sea Visitador de los Oficios, otro Superintendente de los Contadores.
Título V.
Ley j. Que al Fiscal toca la defensa de la jurisdicción, Patrimonio y hacienda Real y saber como se cumple lo proveido, y la protección de los Indios.
Ley xiiij. Que el Fiscal tenga el mismo salario que los del Consejo, y el primer lugar después de ellos.
Título VI.
Ley xxxiiij. Que en las Cédulas que se hicieren sobre cosas tocantes á hacienda Real, se mande que los Contadores del Consejo tomen la razon.
Ley xxxxj. Que los Secretarios tengan libro de Provisiones y presentaciones.
Título VII.
Ley iij. Que el Tesorero envie las executorias á las Indias, y que diligencias han de hacer para su cobranza.
Ley v. Que el Tesorero se le entreguen las executorias y despachos para la cobranza, de que se tome la razon, y la dé de lo que cobrare, ó diligencias bastantes.
Ley x. Que los gastos de la cobranza sean á costa de lo que se cobrare.
Ley xiij. Que lo que se librare en el Tesorero del Consejo sobre gastos de Estrados, no los habiendo, lo pueda suplir de otro género.
Ley xv. Que el salario que en la Casa de Sevilla tuvieren los Oficiales del Consejo, se envieá poder del Tesorero.
Ley xvij. Que el Tesorero junte las consignaciones de salarios, y casas de aposento del Consejo.
Ley xviij. Que lo que se da para casas de aposento del Consejo, y sus Oficiales, se pague adelantado.
Título XI.
Ley ij. Que los Contadores del Consejo han de reveer las cuentas que enviaren los Tribunales, y dar noticia en él de lo que constare de ellas.
Ley iiij. Que las cuentas se pongan por buen estilo y órden, y los Contadores avisen las que faltaren, y vean y adicionen las que vinieren.
Título XV.
Ley iiij. Audiencia y Chancillería Real de Panamá en Tierra Firme.
Ley cxxxij. Que las Audiencias no manden prestar, ni gastar hacienda Real sin licencia del Rey, ó sin la causa y forma de esta ley.
Ley clxviij. Que los Vireyes y Presidentes envien al Rey en cada año relacion de los salarios de todos los Ministros y Oficiales de las Audiencias, y de las plazas y oficios vacos.
Título XVI.
Ley ij. Que en vacante de Presidente Gobernador y Capitan General de Tierra firme nombre el Virey del Peru quien sirva en ínterin estos cargos.
Ley xxxvj. Que los Ministros no pidan cosa fiada de la Real hacienda, ni á cuenta de sus salarios, hasta que hayan corrido.
Ley xxxviiij. Que á los Presidentes u Oidores, y los demas Ministros, que gozan salario, se les pague, estando ausentes por justas causas.
Ley xxxx. Que señala el salario, que los Ministros togados deben percibir, saliendo á comisiones.
Libro III.
Título III.
Ley iij. Que los Vireyes sean Capitanes generales de su distritos.
Ley iiij. Que los Vireyes sean Presidentes de sus Audiencias.
Ley v. Que los Vireyes sean Gobernadores en sus distritos y Provincias subordinadas.
Ley x. Que de lo que se llevare al Virey del Perú, hasta ocho mil ducados cada año, no pague derechos.
Ley xiij. Que los vireyes del Perú visiten y reconozcan los Fuerte de Cartagena y Portobelo.
Ley xvij. Que en Portobelo no se hagan gastos en recibir á los Vireyes del Perú.
Ley xviiij. Que los Virees no usen de la ceremonia del palio en sus recibimientos; y en el del Perú se pueden gastar hasta doce mil pesos; y en el de Nueva España hasta ocho mil.
Ley lvij. Que los Vireyes no pueden librar, distribuir, gastar, prestar ni anticipar hacienda Real, y en que casos lo podrán librar y gastar.
Ley lxxij. Que los Vireyes del Perú y Nueva España gocen el salario, que se declara, y se les hagan buenos seis meses de ida á las Indias, y seis de vuelta á estos Reynos.
Título VI.
Ley viiij. Que lo gastado en materiales y otras cosas, se dé por libranzas, conforme á esta ley.
Ley x. Que á los Oficiales de las fortificaciones se paguen los sueldos que se declara.
Ley xj. Que trabajandose en sitios muy distantes, se haga la paga un Sábado en una parte, y otro en otra.
Título VII.
Ley vj. Que se pueda gastar de la Real hacienda lo necesario para el manejo de la artillería.
Ley vij. Que diciendo los Oficiales Reales, que no tienen
TEXTO DE AGN
Tomo 79, Folios 1140-1142

El contador de Panamá

Se reduce al repartimiento

Hecho entre aquellos vecinos

Para la subsistencia de la

Tropa, y de los demas con

[ ] cuentas para otros gastos.

Excelentisimo Señor

Ha sido menester distribuir la necesidad en-

tre todos estos vecinos para que de este modo

pueda el rey cumplir con parte de

su cargas se ha hecho que un repartimiento

entre comerciantes, y otros vecinos de modo

que asegurados mensualmente cerca de

seis mil partes ya se cuenta con esta cantidad

hasta la llegada del situado para la subsistencia

de la tropa. [Locos] individuos de los llamados

se escusaron en la [ ] que se celebra

para esta contribución mensual con

la cantidad [ ]

arguio con su poco caudal, y este, o aquel

suplico rebajar en el tamaño; pero lo cierto

es que reauguiendo a todos la necesidad

del dia y con el merito del acto se consiguió

en el quanto se podia desear en las presentes

circunstancias. Ciertamente que de algun

tiempo a esta parte han dado pruebas de

buenos y utiles vasallos estos naturales.

Aunque los seis mil pesos no cubre ni

aun el integro haver de la Tropa, a media

paga; con todo para los demas gastos

nos vamos entendiendo por aca ya con

los [deudores/servidores] que lo cobran, y ya con los arrieros

que [lo/se] venden, de que tengo puestos en Reales

cajas cerca de dos mil pesos (hablo en las

ultimas, que [vinieron]) sobre todo se

cuenta para fin de este mes, y el su

resibo con ocho o diez mil pesos que han

de enterrarlos realistas [entrenados/estancados] por

medio del guarda mayor que han des-

pachado para la recoleccion de este

dinero a los Pueblos de la Jurisdiccion

Nuestro Señor guarde la

Vida de Vuestra Excelencia muchos felices

Años Panama 1 de julio de 1787

Excelentisimo Señor

Firma

Como: Sr. Arzobispo Virrey de este Reyno
LEYES
dineros de el situado de fortificaciones, el Capitan general, ó Gobernador les pueda mandar, que den relacion jurada.
Título X.
Ley iij. Que los Capitanes del número, y Oficiales de primera plana gcen las preeminencias de los que tienen sueldo.
Ley viiij. Que el Sargento mayor de Panamá tenga un Ayudante, con el sueldo ordinario.
Título XII.
De los Pagamentos, Sueldos, Ventajas y ayudas de costa.
Ley j. Que los soldados se pague en tabla y mano propia, y no sean apremiados á reconocer deudas, ni se pague el sueldo, que no estuviere servido.
Ley iij. Que los sueldos se paguen en reales, y no en ropa, ni otro género.
Ley viij. Que á los Soldados de Tierra firme se descuenten dos ducados al mes quando salgan á reconocer la tierra.
Ley xv. Que el gasto de los Soldados convocados en Tierra firme para los ocasiones, sea pagado conforme á esta ley. Pag. 615
Ley xviiij. Que los Oficiales Reales tengan memoria de los Soldados y sueldos, y se hallen á listas, muestras y pagamentos.
Título XIII.
Ley xviij. Que los Oficiales Reales envien relacion de las cantidades, y situaciones, que pagan en sus Caxas.
Ley xviiij. Que los Oficiales Reales envien relacion de la Real hacienda.
Ley xx. Que los Vireyes, Presidentes, Audiencias, y Gobernadores envien relacion de salarios y sueldos, y valor de repartimientos, y novenos.


Volumen II
Libro Quinto.
Título I.
Ley ij. Que el presidente de Panamá obedezca al Virey del Perú, y tenga con él ordinaria comunicación.
Título II.
Ley j. Que expresa los Gobiernos, Corregimientos, y Alcaldias mayores, que son á provision del Rey, y Tenientes, que nombra el Consejo de Indias.
PERÜ:
En el distrito de nuestra Real Audiencia de Panamá hemos de proveer el puesto de Gobernador y Capitan General de la Provincia de Tierrafirme, Presidente de la Real Audiencia por ocho años, que tiene de salario quatro mil y quinientos ducados; y el de Gobernador y Capitan General de la Provincia de Veragua, con mil pesos ensayados; el Gobierno de la Isla de Santa Catalina, con dos mil pesos; y la Alcaldia mayor de la Ciudad de San Felipe de Portobelo, con seiscientos ducados.
Ley xvj. Que los Gobernadores, y Corregidores no lleven salarios, ni derechos por las visitas.
Ley xxxij. Que los salarios de los Corregidores de Señorío se paguen de los tributos de él, y no de la comunidad.
Ley xxxv. Que al que se ausentare sin licencia no se le pague salario.
Ley xxxxvj. Que los Vireyes procuren remediar las ganancias ilícitas de los Gobernadores.
Libro VIII:
Título I.
De las contadurias de cuentas y sus ministros.
Ley j. Que en el Perú, Nuevo Reyno, y Nueva España, haya tres Tribunales de Cuentas, y los Ministros, que se declara.
Ley v. Que los Tribunales de Cuentas tomen todas las de hacienda Real
Ley xj. Que tengan libro de rentas y otros efectos, y los Oficiales Reales dén razon y claridad para su formación.
Ley xij. Que los Contadores tomen cuenta á los Oficiales Reales.
Ley xxv. Que los Contadores tomen cuenta de las Cxas Reales, y en que tiempo.
Ley xxxj. Que los Oficiales Reales encien á las Contadurías cada seis meses relacion de valores, cobranzas y rezagos.
Ley liij. Que para gastos puedan librar hasta quinientos ducados en alcances.
Ley lxxvj. Que los Vireyes, Presidentes del Reyno, Contadores u Oficiales Reales procuren la cobranza de la hacienda Real.
Ley lxxx. Que las cuentas de Panamá se tomen allí, y se remitan al Tribunal de Lima.
Título II.
Ley vij. Que el salario de Oficiales se pague de condenaciones.
Título III.
Ley ij. Que los Oficiales Reales en la cobranza de la Real hacienda tengan la jurisdicción, que esta ley declara.
Ley xxiij. Que si se ofreciere dud entre las órdenes del Virey del Perú, y Presidente de Tierra firme, estén los Oficiales Reales á las de los Presidentes.
Título IIII.
Ley x. Que en las Casas Reales se acomoden primero los Oficiales Reales, que los Oidores.
Ley xij. Que un Oficial Real viva donde estuviere la Caxa.
Ley xxvij. Que en Portobelo asistan los Tenientes de Oficiales Reales de Panamá, y un propietario.
Ley xxviij. Que al Oficial propietario, que asistiere en Portobelo, se dén doscientos ducados de ayuda de costa.
Ley xxxxj. Que los Oficiales Reales no lleven mas salario del que tuvieren, conforme á sus títulos.
Ley xxxxiiij. Que si los Oficiales Reales propietarios salieren á negocios del Real servicio puedan llevar doscientos mil maravedis mas sobre su salario.
Título VI.
Ley j. Que antes de recibir las llaves los Oficiales Reales, presenten los libros, que deben llevar.
Ley iij. Que las Caxas Reales sean, y se dispongan, conforme esta ley manda.
Ley v. Que las Caxas estén en las Casas Reales á riesgo, y cargo de los Oficiales Reales.
Ley viiij. Que los Vreyes, Presidentes, Audiencias, y Gobernadores no tengan llaves de las Caxas Reales.
Ley xj. Que todo lo que se cobrare se introduzca luego en la Caxa Real, y como se ha de recibir, y cobrar.
Ley xiiij. Que los Oficiales Reales remitan el oro en especie.
Leyxv. Que no se distribuya hacienda real fuera de la Caxa real.
Ley xvj.Que no se preste hacienda Real, ni supla de unas Caxas á otras, ni se anticipen salarios.
Título VII.
Ley j. Que en todas las Caxas Reales haya Libro de la razon general de hacienda Real.
Ley ij. Que en la Caxa haya libro comun de lo que entrare, y saliere.
Título VIII.
Ley viiij. Forma en que se han de hacer las pagas d salarios, y libranzas en barras por cuenta de ensayado. (Panamá)
Título XIII.
Ley j. Que el derecho de alcabala pertenece al rey, y se manda cobrar en las Indias.
Ley xv. Que la alcabala se pague en reales, y no en pasta.



Definición: “merced
Voz patrimonial del latín merces , mercedis ‘paga, recompensa’, derivado de merx , mercis ‘mercancía’; voz que ha modificado su significado con los empleos religioso y cortesano. A la misma familia etimológica latina pertenecen comercio , mercader , mercado , mercancía , mercante , mercar , mercedario , mercenario , mercería , merchandising y merchante . La mayoría de los derivados parten del significado básico de la familia: ‘mercancía’.” (diccionarios .com, 2005)


Bibliografía

diccionarios .com. (2005). Retrieved 2010 йил 21-11 from http://www.diccionarios.com/consultas.php
Hispanidad, C. d. (1943). Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias (Vol. 1 y 2). Madrid: Gráficas Ultra, S.A.
Las Leyes de las Indias Occidentales. (s.f.). Recuperado el 22 de noviembre de 2010, de Falanje Española de las J.O.N.S.: http://www.juntoafe.com.ar/Hispanidad/
Singh Gill, G. (s.f.). Las Leyes de las Indias Occidentales. Recuperado el 19 de noviembre de 2010, de Panamá 500 años de historia: http://panamahistoria/tripod.com/histoire.htm